English   English   Catala  
+34 650 926 166 | +34 93 772 42 25 info@caplehome.com

EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA
La población mundial está en continuo aumento; principalmente por la explosión demográfica de Asia y África. En los llamados países del Tercer Mundo se está produciendo un descenso brusco de la mortalidad y el incremento de la esperanza de vida a la vez que se mantiene la fecundidad elevada. En consecuencia, asistimos al crecimiento natural de la población a un ritmo cinco veces superior al de Occidente. África albergará al 25% de la población mundial en el año 2050 y al 39% en el 2100. Asia, por su parte, supondrá el 54% de la población mundial en el 2050 y el 44% en el 2100. Esto significa que los países con mayores dificultades económicas y sociales aumentarán de población de forma sostenida a lo largo de las próximas décadas.

Este fuerte y rápido crecimiento demográfico se concentrará mayoritariamente en las ciudades. Dos tercios de la población mundial serán urbanos en el año 2050. Consecuencia de ello, se urbanizará el Tercer Mundo; y se hará de una forma rápida, poco planificada, en tramas urbanas densas y con recursos limitados. Esto generará una fuente constante de desastres sanitarios y sociales. Proliferan las infraviviendas y el chabolismo, con viviendas con problemas estructurales y sin instalaciones básicas.

NOTAS SOBRE SANEAMIENTO

El crecimiento demográfico, la urbanización, la industrialización y la minería provocan esta escasez de aguas dulces aptas para el consumo humano. Según la OMS, el 11% de la población mundial -783 millones de personas-carecen de acceso a agua potable, y miles de millones permanecen sin saneamiento. El uso de aguas residuales para el consumo de boca y para la agricultura se ha normalizado, exponiendo directamente a la población a enfermedades como la malnutrición, la anémica, el cólera, el dengue, la malaria y la legionelosis.

CRISIS HUMANITARIAS
Las crisis humanitarias surgen cuando una situación supera las posibilidades de solucionar in situ, con los recursos existentes, una emergencia a gran escala.Algunas de ellas son consecuencia de conflictos bélicos y del desplazamiento masivo de población, otras lo son de fenómenos climáticos adversos. Somalia, Burundi, la cuenca del lago Chad, Libia, Yemen, Siria, Afganistán, Irak e Sudan viven conflictos bélicos. América del Sur sufre periódicamente lluvias intensas y las inundaciones del Niño.Las costas del Pacífico –especialmente Chile, Filipinas, Indonesia y Japón-tienen una gran actividad sísmica, con alto riesgo de terremotos y maremotos. En todos los casos, la celeridad y la diligencia a la hora de actuar son clave para evitar una catástrofe humanitaria.

NOTAS SOBRE EL CLIMA
El cambio climático se traduce en una polarización de las situaciones meteorológicas: grandes sequías en unos sitios y fuertes inundaciones en otros. El impacto de los riesgos climáticos aumenta exponencialmente cuanto más pobre, dependiente del entorno y vulnerable es la población.

MOVIMIENTOS DE POBLACIÓN
Los conflictos políticos y las grandes asimetrías entre países se traducen en miles de personas migrando para encontrar una vida mejor. ACNUR estima que la cifra de desplazados en el año 2015 superó los 60 millones de personas, lo que supone el mayor éxodo de población a escala mundial desde la Segunda Guerra Mundial. De esos sesenta millones, 19,5 eran refugiados y 1,8 solicitantes de asilo político. Casi la mitad de la población refugiada se encontraba en situación de“refugio prolongado”.

Desde el año 2013 el origen de las personas refugiadas viene marcado por la crisis siriana y por los desplazamientos a gran escala en algunas regiones africanas. Casi cuatro millones de desplazados abandonaron Siria, dos millones y medio lo hicieron de Afganistán y un millón de Somalia.

Según las Naciones Unidas, esta tendencia permanecerá a lo largo de las próximas cuatro décadas: India, Bangladesh, China, Pakistán y México serán generadores más de 100.000 emigrantes netos anuales, que recibirán principalmente Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia, Rusia, Alemania e Italia.

Según los datos de EUROSTAT, en 2015 Europa –los 28 países de la Unión Europea-atendió 1.321.600 peticiones de asilo internacional; una cifra que triplica la del2014. No obstante, cada año que transcurre son más las que son acogida sen los países más empobrecidos, el 86% según las cifras más recientes.Los principales países de acogida son Turquía, Pakistán, Líbano e Irán. Según la ACNUR, solo estos cuatro países acogían en 2014 a más de 5,2 millones de personas,cerca del 36% del total de personas refugiadas en el mundo.

La consecuencia principal y más directa de las migraciones, ya sean regionales o a escala internacional, es la necesidad de alojar a una gran cantidad de población. Muchos de ellos terminan en campos de refugiados, malviviendo hacinados y en condiciones antihigiénicas. El principal problema es la falta de planificación de estos espacios, de recursos económicos para proporcionar alojamientos más estables y tiempo de construcción que requieren.

CONCLUSIONES

La explosión demográfica de los países más pobres, las hambrunas, los conflictos bélicos, los cada vez más frecuentes desastres climáticos, el acrecentamiento de las desigualdades sociales y económicassitúan a millares de personas al año en situación de vulnerabilidad extrema. Cada vez más población se verá privada del acceso a una vivienda digna. Las migraciones generarán situaciones de emergencia constantes y a gran escala como mínimo durante los próximos 30 años. La única solución manifiestapara hacer frente a las emergencias habitacionales presentes y futuras pasa por la combinación de la celeridad en la acción, la planificación de los espacios, sistemas de saneamiento y de agua potable eficientes, y durabilidad de los materiales de construcción.